27 septiembre 2006

Adiós

Perdona si hoy no te pregunto cómo estás. No es que no me importe, es que hoy tengo el alma un tanto anestesiada. ¿Cómo te lo explico? no ha sido un buen día, chico.

Mi corazón sigue latiendo. Y eso que se ha mojado, secado, ha sido arrugado, planchado y vuelto a arrugar. Se le ha derramado café encima, tiene huequitos de cigarrillo. Se ha roto en varias partes y lo he pegado con pega loca. Se ha rasgado y yo lo he remendado con hilo y aguja. A veces le he puesto parches de colores. Se ha caído al suelo, por eso está un poco magullado, con raspones y algunas cicatrices. Le faltan trocitos aquí y allá. Algunos los han robado, otros los he regalado con gusto. Otros se quedaron pegados a una poesía o a una imagen por la calle. Algunas partes se han hundido quién sabe porqué. Otras se han abultado.

Tiene la belleza de todo aquello que ha visto pasar la vida por arriba, por abajo, por delante, por detrás, por dentro y por fuera. Es aún inocente porque le falta mucho por ver, oir, tocar, oler y sentir.

Pero hoy ¿cómo te explico de nuevo? está ahí, callado, sin ganas. Este adiós de todos los adioses lo ha dejado un poco sin identidad. Y yo no sé si sigue dentro o si se ha ido con él para siempre.

¿Podrás disculparme?

8 comentarios:

  1. Anónimo4:57 p.m.

    Hola es el lentejuela, no sabía que tenías blog, te acabo de añadir al mío:
    http://elpasajeroentrance.blogspot.com

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Entiendo... algo. Yo quiero aprender y crecer con las cosas que me pasan, me interesa saber como los otros resuelven o no sus cuitas y yo las mias, compartir información... no sé. En fin.

    ResponderEliminar
  3. Cuando es necesario un espacio lo mejor es tomarlo así nos duela, de lo contrario el seguir de esa manera se hará insoportable!

    Toma el tiempo que necesites para pensar, reflexionar y sanar heridas!

    Saludos! ^^

    ResponderEliminar
  4. Antes pensaba, entre esperanzado y optimísticoingenuo: bueno, cuando haya pasado cierto tiempo, miraré para atrás y tal vez me ría... Luego aprendí que lo chungo no era el paso del tiempo, era el mientrastanto, el pasar ese tiempo con el dolor de corazón puesto...
    Por mucho que te diga que te cuides, sólo tu misma podrás vivirlo, sentirlo, pasarlo... De todas maneras, ahí van mis ánimos y saludos afectuosos, y ojalá tengas suerte...

    ResponderEliminar
  5. Me despido de ti y me voy... Porque no supiste entender a mi corazón... Julietica forever

    ResponderEliminar
  6. la hirma7:03 p.m.

    LA DESPEDIDA

    Fue más bien sencilla,
    breve y práctica, casi implacable;
    fue presencial, aunque no tan cálida,
    si bien es cierto que tus pupilas fueron las lupas
    que concentraron el rayo de luz sobre las hojas secas
    ocasionando un incendio voraz que no dejó restos verdes
    en el bosque, ya desierto,
    declarado pérdida total.

    Fue frontal y precisa
    casi corporativa,
    una especie de memo con exposición de motivos
    pero sin los motivos…
    …al menos sin dilucidarlos,
    sin bien es cierto que mis pupilas fueron las ventanas
    que dejaron salir el rayo de luz
    de mi alarma límbica en pleno asalto emocional
    donde sé, descifraste el código de mis latidos.

    Fue honesta y amable
    cariñosa, casi alegre
    si bien el paréntesis que hay ahora en este silencio inmenso
    no da permiso a sonrisas ni alivios
    que se van galopando en signos de interrogación hacia el horizonte
    donde vos, respetuoso, aguardáis en seriedad, puestos los lentes oscuros,
    puesto el atuendo solemne
    consciente del protocolo de este funeral,
    funeral de mí, que otra vez muero.

    Fue blindada,
    con argumentos tácitos,
    sin referencia a artículos o jurisprudencias
    donde la evidencia bastó para el jurado
    y la defensa terminó en la parte acusadora
    para sorpresa de Su Señoría el Juez,
    quien dictó sentencia de dos meses en deprivación sensorial absoluta
    sin derecho a réplica o recurso de amparo
    sin derecho a apelación ni a fianza.

    Fue convincente,
    a lo mejor… hasta efectiva,
    suficiente para cortar en limpio esta telaraña
    que venía tejiendo desde mi vientre con esmero,
    sin lograr asir ningún insecto que lo justificara,
    sin que tus distracciones se encontraran con mis recuerdos,
    agotando las reservas de esperanza ingenua
    que ya se secan
    y los anteproyectos de caricias
    que ya se sedimentan en piedras
    para levantar un nuevo muro de Berlín en mi pecho,
    sin derecho a guerra alguna que lo derribe,
    sin derecho a ternura alguna que lo suavice,
    sin acceso a público general,
    sin vos ni tu voz…

    ResponderEliminar
  7. a la vaina pero si tienes un Blog!

    ResponderEliminar
  8. Sí, es cierto. Julieta lo ha dicho muy bien, pero antes lo dijo Cher más a mi estilo: " I'm strong enough to live without you... Strong enough... I quit cry you long enough... I'm strong enough to know you've got to go..."

    ResponderEliminar